Abre la puerta del coche a la holandesa y evita accidentes

Abrir la puerta del coche a la “holandesa” es un gesto muy sencillo e infalible para evitar golpes con algún usuario al bajar del coche.

A muchos nos ha pasado que al parar y abrir la puerta te llevas un susto ya que una persona, moto, bici o un coche, pasa demasiado cerca y, en el mejor de los casos, por reflejo tiendes a dar un portazo, aunque has estado a punto de provocar un accidente.

Si eres el conductor, la técnica de abrir la puerta a la holandesa, implicaría que siempre abrirás la puerta con tu mano derecha. De esta forma, obligamos al cuerpo a girar más para salir del vehículo, moviendo también la cabeza y permitiendo tener una visión más amplia, y por tanto, comprobar si obstaculizas a alguien.

Este gesto tan sencillo resultará una ventaja para ti, ya que evitas atropellos o golpes, y aporta seguridad para el resto de usuarios que transitan por la vía.

No hay comentarios

Envía tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.