¿Sabes conducir en condiciones adversas?

El invierno se empieza a extender por toda la Península Ibérica, en forma de viento, lluvia, nieve y hielo. Conducir bajo estas circunstancias requiere tener los sentidos afinados y puestos en todo lo que hacemos, en un camión todo se magnifica y se requieren hábitos correctos en la conducción y mantenimiento.

Aquí os dejamos una serie de recomendaciones que pueden ser de gran ayuda cuando tengas que hacer rutas con hielo en carretera o cubiertas de nieve y con temperaturas adversas.

  • Mantén tu camión a punto. Es importante que tu vehículo esté preparado para soportar las más bajas condiciones de temperatura y no se averíe durante algún temporal. revisa los frenos, el anticongelante y procura tener combustible suficiente.
    Si vas a hacer un cambio de aceite, el aceite sintético es el mejor para soportar las bajas temperaturas, evitan la cristalización del líquido y te ayudan a cuidar tu motor.

 

  • Comprueba tus ruedas. El buen estado de los neumáticos es fundamental en cualquier trayecto, sobre todo en condiciones de bajas temperaturas. Ante todo asegúrate que tus neumáticos están preparados para el frío, comprueba que el dibujo está en buenas condiciones, que la fecha de caducidad no se haya pasado y sobre todo míralas por su reverso. Si vas a circular por carreteras con nieve, no olvides las cadenas.

 

  • Comprueba el sistema de calefacción. El sistema de calefacción nos mantendrán a la temperatura más adecuada mientras conducimos y durante las horas de descanso, es importante mantener una temperatura entre 21ºC y 23ºC. La baja temperatura provoca frío, calambres y encogimientos, y la alta temperatura provoca morriña, sudor y sensación de agobio, condiciones que pueden llegar a provocar un accidente.

 

  • Arranca con precaución. Si has pasado la noche dentro de tu camión en condiciones de baja temperatura, dejar el camión unos minutos al ralentí para que el motor alcance la temperatura adecuada para su arranque. Cuidado con acelerar al poco de arrancar, los líquidos que lubrican los elementos de fricción puede que estén demasiado fríos y, sin saberlo, estés forzando el motor provocando una avería.

 

  • Conduce de forma prudente. El viento, la lluvia y la nieve pueden acompañarte en el viaje. Para evitar algún percance es preciso que deposites toda la atención a la carretera. Si la temperatura es bajo 0ºC, ponte en alerta porque hay posibilidad de formación de hielo, sobre todo en zonas con sombra, bajo puentes, curvas e intersecciones. Aumenta la distancia de seguridad, adapta la velocidad a las condiciones de la vía y evita los adelantamientos.

 

  • Mantente atento a los avisos de la Guardia Civil y los trabajadores de mantenimiento a través de la radio.

 

  • Si por algún casual tienes una avería, señaliza bien el vehículo con los triángulos de emergencia al menos 50 metros, procura llevar la banda reflectante del contorno del camión, usa el chaleco reflectante, espera a asistencia en carretera evitando estar demasiado tiempo fuera del vehículo y no olvides que las malas condiciones también afectan al resto de vehículos.

 

  • Revisad el seguro del camión, las coberturas y servicios.

 

Recordad siempre estos consejos, hasta la próxima y feliz viaje.

No hay comentarios

Envía tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.