¿Cómo funciona la cadena del frío en el transporte de frutas, verduras y hortalizas?

Las frutas, verduras y hortalizas son productos de gran delicadeza y perecederos, su distribución goza de unas características especiales, con una operativa logística adecuada al producto, las cuales necesita asegurar una temperatura constante para evitar romper la cadena del frío.

 

En su transporte debemos usar vehículos con una serie de características comunes, como  la limitación de capacidad, dimensión y peso, además del cumplimiento de normas de seguridad.

El transporte a temperatura controlada es el tipo de transporte que se asegura del rango de temperatura contratado con el cliente, es decir, mantiene una adecuada temperatura fija sin llegar a estar demasiado alta o baja, procurando preservar las condiciones del servicio en todo el trayecto.

Para mejorar la calidad del transporte a la temperatura adecuada y sin romper la cadena del frío, tenemos un sistema de gestión a través de indicadores de temperatura, centrado en medidas de prevención que garantizan unas condiciones óptimas e individuales para cada tipo de producto.

Un papel muy importante en el transporte de frutas, verduras y hortalizas son los embalajes utilizados, un gran condicionante a la hora de preservar el frescor del producto y que juega un papel muy importante si queremos que convivan con diferentes tipos de productos.

Si se usan envases y embalajes que permitan transportar varios productos de distinto tipo, cumpliendo la normativa sanitaria, la cadena de suministro ganará en eficiencia, ya que podrá hacer cargas plenas en cada trayecto.

El reto para el operador de transporte es poder ofrecerle a su cliente un trayecto con una trazabilidad perfectamente controlada, ya que este tipo de producto necesita seguridad reduciendo al mínimo su manipulación.

 

¡Nos leemos en el siguiente post!

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.